jueves, 18 de marzo de 2010

Pregón en nueve actos

Para que se descubran los pensamientos de muchos corazones una espada atraviesa su alma llena de Gracia. Llevada anoche desde la intimidad de su camarín hasta la palestra de la carroza procesional, inquilina durante nueve días del presbiterio de la capilla, a la vera de la Cruz como aquel primer Viernes Santo, al calor del sagrario Ella que fue el primero. Otra vez tuve que imaginarme, entre paciente y paciente, el Ave María, el esfuerzo a la de tres, el corto traslado, la izada a pulso hasta su trono de Reina coronada de dolor. Y también las faldillas moradas, la plata, los reencuentros, las palabras. A nueve días del día D para los que en el calendario buscamos pronto su fecha y su fiesta, su tiempo y su luz. "Temprano levantó la muerte el vuelo". Rendida de llanto, el consuelo arriba, clavando la mirada allí donde Ella sabe encontrar la respuesta. Dolorosa de novenas y rosarios recitados, de fe sencilla y tradición secular, de dolores humanos presentados a sus plantas en busca de consuelos divinos y ternuras de Madre. Dolorosa de todas las Cuaresmas, en la palestra de la capilla dorada para pregonar que la Pascua florecerá.

5 comentarios:

Conchero dijo...

Madre nuestra, ya elevada sobre su carroza anunciando que los días santos están a la vuelta de la esquina. Que Ella nos reúna a la vera de la Cruz.

Un abrazo.

Lucano dijo...

Lo hará, seguro. Así pregona la Pascua, convocando a sus hijos.

caminante dijo...

yo también lo eché de menos lucano!
ya tengo ganas de verla!

Félix dijo...

Pregón en el que todos sois pregoneros. Cada uno desde su puesto. Una guardia, una clase, un servicio... y desde allí haciendo piña con los que pueden estar. Nueve días para completar el año y cerrar el ciclo con la Pascua para volver a los principios.
Cordialmente,
Félix

Lucano dijo...

El círculo que se cierra abriéndose, Félix.

Caminante, preciosa como siempre, que ya pude disfrutarla.