lunes, 27 de abril de 2009

Alerta vs. alarmismo

Ayer en la guardia mis compañeros atendieron a un joven paciente alarmado por su fiebre. No había estado recientemente en Méjico. Tampoco le constaba que algún familiar, amigo, compañero de trabajo o vecino con el que hubiera compartido animado diálogo sobre el tiempo en el ascensor hubiese decidido pasar las últimas vacaciones allá en Nueva España. Seguramente nadie le había tosido en toda la cara. Probablemente, el último lomo de cerdo que engulló procedía de la lonja de Lérida. Pero sus décimas de fiebre, muy razonablemente, le preocupaban lo suficiente como para no esperar a la consulta de su médico de cabecera, a estas alturas del lunes, y visitarnos un par de veces en el animado servicio de urgencias el domingo por la tarde y por la noche. Su motivo de consulta era claro: fiebre y preocupación tras las últimas noticias. La impresión diagnóstica no fue "síndrome febril en posible relación con gripe porcina-ingresa en Medicina Interna", por lo que nuestro paciente marchó más tranquilo a casa, aplacada momentánemente su hipocondría. Sólo fue él. Quizá hoy vaya algún otro, y mañana, y el miércoles, y hasta el jueves, mi próximo día de guardia, acudirán febriles y griposos que habrán dejado de comer cerdo y de escuchar rancheras. Pasa siempre y en esta ocasión al menos el alarmismo se justifica por una verdadera alerta sanitaria. Me contaban ayer que proliferaron los dolores torácicos en señoras de mediana edad cuando murió por un infarto una periodista de la prensa rosa, y también les dolía más el pecho a jóvenes deportistas tras la muerte del recordado jugador del Sevilla, Antonio Puerta. En los próximos días asustará la fiebre, y se cancelarán reservas para la Riviera Maya, y se comprará más pollo y más ternera. Ojalá podamos decir de esta alerta, con la perspectiva del tiempo, que arrojó un poco de alarmismo y un mucho de educación sanitaria. A ver si aprovechamos la oportunidad.

8 comentarios:

Conchero dijo...

Estos casos serían muy buenos para un estudiante de psicología, casi en cualquier campo: psicología social (pánico social), hipocondría, somatización...

Un abrazo.

Félix dijo...

Lo siento por las rancheras... siempre me gustaron y esta tos me está matando, pero seguro que no voy a molestar al médico de guardia (seguramente residente y cansado).
Seguro que en cuanto se me pase el catarro volveré a cantar.
Cordialmente,
Félix

berrendita dijo...

Habrá que hacer una cena matancera por su sitio y cantar rancheras hasta el amanecer... ;)

Besos. :)

(p.d. Tarde, pero por ahí abajo os he felicitado ;)

davidiego dijo...

nuestro jefe en Cancún, y debe hacer bien, que por eso es jefe, ahora está más barato y dan ganas de ir.

Qué elegante eres, a ese mismo personaje que describes mi chica lo describe como porculero...

ayer nos llegaron cuarenta y tantos folios de información.. vamos a tener que ir a ver a los pacientes igual que los que investigaban a ET..

cada año una epidemia, en alguna me tocará caer.

CNTRPLT dijo...

No os riáis de los hipocondríacos somatizadores, me reconozco en ellos.

He de confesar que anteanoche me entraron unos calores sospechosos de "porcinidad" y me puse el termómetro...¿qué me pasa, doctor?

Un beso, ¡TQ!

Lucano dijo...

No nos reímos, CNTRPLT, sólo esbozamos una sonrisa ;-) Además, veo que has recuperado tu azul. TQ.

David, yo seré elegante, pero tu chica es más certera en el diagnóstico, desde luego. Avisa cuando llegue el jefe, para llevarme la mascarilla ;-)

Félix y Ana, id afinando la voz, que yo llevo chacina de origen poco dudoso.

Alberto, ahí tienes campo para tu estudio. Ya me contarás qué te sugiere este fenómeno.

Nebulina dijo...

Alarmismo, y mucho.
Ayer estornudé por la calle y me miraron mal... menos mal que no les conté que además, tengo fiebre
Un besazo!

Lucano dijo...

Menos mal, Nebulina. Porque esas miradas que matan hubieran sido aún más asesinas ;-) Cuídate.