sábado, 27 de febrero de 2010

En Guareña comprendí...

... que al lugar donde has sido feliz sí debieras tratar de volver. Versiono a Sabina para desmentirle. Porque en estos dos meses escasos allí he sido aún más feliz de lo habitual. Entre la quemadura de Pascuala del día de Reyes por la tarde y la laringitis de Diego, hace escasas horas, un compendio de Medicina Rural, en la sencillez de sus medios y la grandeza de estirarlos cultivando la relación de confianza, que no enseñan en la Facultad y en el hospital es difícil aprender. Llegué a La Guareña una mañana de enero creyéndome con vocación de médico de pueblo y esta mañana de febrero he salido del Centro de Salud de Fuentesaúco convencido de que lo que creía es cierto. Mucho más cierto que entonces, después de estas semanas con María y José Manuel, conociendo distintas formas de trabajo con el denominador común del sincero interés por el paciente, entrando en las casas y en las familias, diciendo y sobre todo escuchando, comentando y proponiendo. Se ha pasado rápido, como todo lo bueno, pero hemos encontrado tiempo para consultas y visitas, residencias y avisos, burocracias y sesiones, reuniones de equipo y cafés de las nueve y media, bisturíes eléctricos y de toda la vida, arroces a la zamorana y sopas de ajo. Volveré.

8 comentarios:

davidiego dijo...

pero deja que otros vayan y aprendan y se contagien de ese espíritu, para que no sean unos pocos, sino casi todos, los que disfrutan.

Lucano dijo...

Dejados están ;-) A mí el lunes ya me tenéis en el hospital, a disfrutar también allí todo lo que se pueda.

Vitote dijo...

Qué poquito aprecio se le tiene desde esta posición mía en la que sólo se atisba la línea de salida, al hospital pequeño y al centro de salud. Todo el mundo ansía suprehospitales con megamaquinarias superpoderosas. Yo quiero un sitio de manos desnudas, esos en los que la cabeza y el corazón tienen más valor que el tamaño de los números. El buen médico y médico bueno lo es en la sierra más escarpada y en el centro más luminoso del saber. El "algo" que se tiene o no se tiene. Porque Tiago era igual de bueno en el Chelsea que en el Atlético, pero ha sido en el calor del Calderón donde se ha apreciado su corazón...En medicina ocurre algo similar. Perdón por esta reflexión personal...viene poco a cuento pero me la has sacado con tu texto.

A cuidarse

PD:Reyes al mundial, Reyes al mundial, Reeeeyeees aaaal munnndiaaaal...

Lucano dijo...

Viene muy a cuento. Decidirás bien porque lo tienes claro, como el Atleti cuando se convence. Mucha suerte.

Félix dijo...

Arroces a la Zamorana..., Sopas de Ajo... ¡Vuelve!
Cordialmente,
Félix

Lucano dijo...

Es que La Guareña es centro de referencia para urgencias y placeres gastronómicos: arroces, sopas, cocidos, potajes... Volver a la "comida" hospitalaria va a ser una tragedia en toda regla.

Conchero dijo...

Me alegro que confirmes tu vocación, siempre sencilla y humilde. Nunca se sabe donde nos llevará la vida, pero tener una referencia nos abre la puerta de la felicidad.

Un abrazo.

Lucano dijo...

Así es, Alberto. La puerta siempre abierta.