jueves, 11 de marzo de 2010

Encrucijada

A favor de querencia, los pies me han llevado hasta San Vicente, para dejarme acompañar un rato por el Crucificado del Lunes Santo de aquí. Primer día del Triduo, la iglesia llena, el coro a punto. Jerusalem, Jerusalem, convertere ad Dominum Deum tuum. Zamora apura los preparativos de sus días grandes, anunciados en papel en las cristaleras de los comercios y, con mayor expresividad, en los rostros y las conversaciones. En esta casa, que no tiene túnicas en los armarios, también se respiran las vísperas zamoranas, primas hermanas de las salmantinas. El rito anual en muchos casos, la culminación de un trabajo en otros, la tradición recobrada, la familia unida, la ilusión de siempre que ahora nos parece por estrenar. Los pies a favor de querencia, que esta noche era San Vicente y su Cristo de Lunes Santo, porque todos los Lunes Santos tienen una Cruz elevada sobre su ser, abajada para que seamos lo que somos, extendida en sincero abrazo de Buena Muerte para darnos verdadera vida.

4 comentarios:

Wellis dijo...

Ayer nosotros llevábamos la cruz de las JMJ por las calles de Madrid. La gente se asomaba por sus ventanas a vernos. Faltaban más jóvenes, desde luego.

Pero a los que estuvimos el mensaje nos llegó: Él se abajó para que nosotros seamos mejores, Él cargó con nuestros pecados para que nos nos aprisionaran más.

Esto es lo que celebraremos en pocos días.

Besos a todos

CNTRPLT dijo...

Lucano, hoy al pasar por Tres Cruces he visto el perchero de una tintotería repleto de hábitos por "desencerar", limpiar, planchar. Tendré que bajar el mío blanqui-azul en breve...

Wellis, ¡es verdad! Cuando fui a Madrid lo recordó el párroco de Loreto.

Un beso a los dos.

Conchero dijo...

Un hermoso culto al Señor de la Buena Muerte que nos anuncia que ya... ya casi, ya Domingo de Laetare, el siguiente de Lázaro... Parece mentira, pero ha pasado otro año más.

Un abrazo.

Lucano dijo...

Ya en la encrucijada, permanente cruce de caminos donde el suyo es siempre el mejor. Abrazos.