domingo, 25 de abril de 2010

Raíz

Otra fecha abrileña la vuestra, papá y mamá, para subrayar en el calendario de alegrías familiares. Ese día en que el que no estuve y con el que tengo tanto que ver. Sucedió en el mismo lugar donde al año siguiente me llevasteis a bautizar. Rodeados de los que os querían, os juntasteis para proclamar ante el Altar de María Auxiliadora un compromiso deseado y valiente, y que Dios lo bendijese con la Gracia de su Amor, derramado sobre el vuestro aquella mañana de primavera y todos los días desde entonces. Nunca le agradeceré y os agradeceré lo suficiente tan inmenso regalo, que en mí y en Carlos tomó forma de vida nueva, nacida de esa sencilla pero infinita suma de amores. Seguid sumando como hasta ahora. El uno y el otro, el otro y el uno, Carmen y Tomás. Brotando a cada instante, en perenne camino compartido, arraigados en una tierra que al cielo mira. Felicidades.

4 comentarios:

Conchero dijo...

Raíces que se han convertido en un árbol frondoso y que da fruto abundante. Felicidades, que este día de San Marcos siga bendiciendo a tu familia.

Un fuerte abrazo.

Lucano dijo...

A su sombra hoy están los dos, puestos bajo la protección de Marcos. Gracias en su nombre.

Anónimo dijo...

muchas gracias Tomás, que bonito escribes, que magia llevas en tus palabras y que sentimiento en tu corazón. A mí también me haces llorar. Te quiero, quiero a tu hermano, quiero a tu padre y quiero a todo lo que vosotros eligais. besitos. Carmen

berrendita dijo...

Seguid sumando y que nosotros os veamos crecer, tan firmes, tan claros, tan fuertes como esas raíces.

Un beso a toda la familia.